Enfermería, una profesión honorable

La palabra “Enfermería” tiene su origen en el latín “infimitas” cuyo significado es “enfermedad”. Si nos remontamos a épocas antiguas, la Enfermería era considerada como cuidados, pero actualmente este concepto va más allá. Según la OMS, abarca desde la promoción de la salud, la prevención de enfermedades hasta la atención dispensada a enfermos, discapacitados y personas en situación terminal.

La Enfermería ha sufrido importantes cambios desde su origen. Esta data desde la Edad Media, cuándo las mujeres se encargaban del cuidado de niños y las monjas de los enfermos de guerra principalmente. Aunque, desde el origen de las personas, el ser humano por naturaleza siempre ha realizado cuidados sanitarios (3).

Florence Nightingale es una mujer la cual desarrolló un papel importante en el mundo de la Enfermería, considerándola el mundo de la Enfermería, como la madre de la Enfermería moderna. Su importancia procede de las labores que realizó durante la guerra de Crimea de 1853 a 1856, salvando muchas vidas. Desde ese momento, comenzó una profesionalización de la Enfermería y comenzaron a utilizar unos uniformes con los que desarrollar sus labores.

En la Edad Moderna, ya se reconoció la Enfermería como profesión salariada y era practicada por mujeres en hospitales, aunque seguían sin tener una formación específica. Es en la sociedad industrial cuando la Enfermería comienza su gran auge, empezando a formar a las enfermeras en el ámbito sanitario. En el siglo XIX se crea la primera escuela de Enfermería en Inglaterra, paso de gran importancia en esta profesión. Sin embargo, en España no es hasta 1857, cuando comienza a profesionalizarse la Enfermería, teniendo que contar con unos conocimientos teóricos y prácticos que dieran acceso a dicha profesión, la cual, más tarde, sólo se tendría acceso a través de la universidad.

Con el avance del tiempo, la Enfermería se ha visto intensificada por los desarrollos tecnológicos, que han aumentado la esperanza y la calidad de vida. Estos recursos tecnológicos, además, facilitan las labores de Enfermería, el diagnóstico, los cuidados y la prevención y se han ido adaptando a las necesidades actuales